The Girl in the Green Dress. Libro de Jeni Haynes y 2681 Identidades.

Advertencia: Esta dedicada reseña y el libro tienen contenido gráfico de los abusos que sufrió Jeni. Tratamos de censurar este artículo, pero su biografía sí es muy gráfica.

Jeni Haynes

Básicos

Jeni Haynes

Nombre: Jennifer Margaret Linda Haynes
Nació: Enero, 1970 en Reino Unido (Edad 52)
Hermanos: Sheila (2 años mayor), Frank (menor)
Padres: Patricia y Richard Haynes
Vive: Con su perro en Australia

Escúchalo en nuestro Podcast

Introducción

En caso de que no conozcas quién es Jeni Haynes aún, Jeni es una mujer de 52 años que tras más de 20 años de lucha, logró hacer historia en Australia y el mundo. Por primera vez se usó el Trastorno de Identidad Disociativo como fundamento de la acusación que resultó en una sentencia larga para su abusador: su padre. Aunque posiblemente la conozcas porque es la mujer de la sorprendente cifra de 2500 identidades (2681 para ser exactos), que desarrolló tras haber sufrido violencia sádica e inescapable durante toda su infancia. Y sí, es posible, lo hemos comentado en nuestro primer artículo sobre ellos.

El reportaje de 60 Minutes Australia dio a conocer al mundo esta extraordinaria historia en mayo del 2019, cuando aún estaba por terminar el juicio contra su padre.  Lo hemos subtitulado al español.  Aunque el documental de 60 Minutes Australia solo se enfocó en el abuso sufrido de los años 4 a 11 (cuando en realidad fue de los 0 a los 14), porque el resto lo había sufrido en Inglaterra, y no Australia.

El 6 de septiembre de ese año, Richard Haynes (el padre) fue sentenciado a 45 años de prisión.

Y este septiembre de este año 2022, Jeni publica su libro en Australia, y está disponible para comprar en Kindle por Amazon en el resto del mundo.

¿Qué le pasó? ¿Dónde estaba su madre? ¿Qué pasó con sus hermanos? ¿Por qué nadie hizo nada? ¿Por qué tantas identidades?

El libro responde a muchas de las preguntas que se han hecho respecto a su vida y su caso. Retomaremos varias junto con anotaciones nuestras.

Esta reorganización y explicación es un esfuerzo para que se pueda entender la complejidad y realidad de estos casos y esta condición. Te recomendamos que compres el libro (solo disponible en inglés, por ahora) si deseas saber más de su historia, pero te advertimos que tiene explicaciones muy gráficas.

No cubrimos toda la historia ni cada detalle aquí.

Título: The Girl in the Green Dress. Compra su libro en Amazon
Año: Septiembre 2022
Idioma: Inglés
Autor: 
Dr. Jennifer Haynes, Dr. George Blair-West
La autobiografía de Jeni Haynes. Varios alters aportan para contar la desgarradora historia. También se adjuntan notas de su compasivo psiquiatra. Algunas notas también de su madre. Muy importante que lo lean todos aquellos que trabajan con niños y adolescentes, y adultos con trauma complejo.
Trigger Warning: 10/10

Safe is the enemy of a great life.

Alters que escribieron el libro

El sistema de Jeni nos recuerda mucho al sistema polifragmentado de Truddi Chase. Hay muchas similitudes en sistemas muy numerosos, con diferentes niveles, organización más compleja, tipos de alters, alters que trabajan siempre juntos y subsistemas.

El ejército de Jeni expone una lista de los alters que hacen sus propias aportaciones:

  • The Original Birth Child
    • Jennifer Margaret Linda – Symphony tomó su lugar a los 6 meses de edad, manteniéndola segura y sin ser tocada por papá. Le cantaba para calmarla. A partir de entonces, Symphony cantaba para calmar y aliviar al resto.
  • Alters Ejecutivos
    • Symphony -Núcleo. La niña del vestido verde (portada). Fue la víctima original del padre. Creó a todos para mantener a Jennifer Margaret Linda a salvo. Todos excepto a Little Ricky, quien fue creado por Erik.
    • A sus tres-cuatro años, Symphony hacía más de cien alters a la semana
    • Erik– El primer alter de Symphony. El arquitecto del paisaje interno de 1970s a 2000s y coordinador.
    • Little Ricky – Le da los trabajos después de emergencia inicial
    • The Rulebook – Construye reglas de interacción para guiarlos y mantenerlos a salvo.
    • The Assassin – El asesino. Aunque en realidad es solo tiene 10 años. Se lleva y salva a los alters que no pueden más. Cuando dicen «¿puedo irme ya?«, los lleva a un rincón muy oculto y lejano y pensaban que morían, y no descubrieron el lugar hasta años después como un paraíso de juguetes que nunca pudieron tener.
  • Front Runners | Precursores | Delanteros
    • Jenny– Front Runner de 1970s. Víctima, sobreviviente, máscara.
    • Linda– Front Runner de 1980s; fuerte, competente y desdeñosa, máscara
    • Erik – Front Runner de 1990s
  • Protectores
    • Muscles – Músculos. El protector y músculo.
      Trigger Warning

      Su nacimiento fue debido a un abuso que sucedía en su cumpleaños. Su padre la obligaba a «dar a luz» a un juguete, forzándola a usar músculos que no conocía, ni necesitaba conocer, para terminar con la tortura y sacar lo que entrara. Músculos es un joven adolescente que usa estos y todos los músculos para apartar a su padre. Dice que se mantiene de 17 años, porque si cumple 18, tendría edad para portar un arma y mataría al bastardo.

    • Captain Busby– Líder del ejército que protege a mamá (Patricia). Inspirado en los soldados ingleses que protegen a la reina.
    • Janet – Lider del ejército que protege a Sheila (hermana mayor). Un mundo muy grande y complejo alrededor de Sheila. Todas eran «no-niñas»
    • Squadron Captain – Jefe del ejército que protege a Frank (hermano menor). Alrededor de 40 soldados adolescentes.
      Estos tres últimos son ejércitos que protegen a la madre y hermanos de la violencia del padre. Lo comentamos más abajo.
  • Speakers
    • Amber -La figura materna. La madre de los bebés fallecidos. 
      Trigger Warning

      Jeni tuvo 7 embarazos antes de los 14 años.

    • Judas – Aquel que cuenta. El que más empuja contar lo que viven y conseguir ayuda.
    • Happy – Encuentra felicidad en todo, pero se encarga de cuidar esa felicidad y la oculta de su padre.
    • Zombie Girl– Pequeña señorita complaciente. Hace todo lo que se le pide.
    • Magsy– Niña víctima aterrorizada.
      Trigger Warning

      Víctima de un ritual de insertar objetos cada vez más grandes. 

      [plegar]
    • The Joker – Encuentra lo gracioso en todo.
    • Maggot/Isabella – Maggot significa gusano. Asustada y maltratada adolescente. Su padre hizo que Frank y todos sus amigos le llamaran así.
      Trigger Warning

      Casi mata a su padre a los 13 años, pero el ejército decidió hacerla entrar en razón, aunque muchos le apoyaban.

      [plegar]
      La idea de llamarle gusano, fue de su hermana Sheila. Vieron un animal muerto cubierto de gusanos y le dijo a su padre «mira, esos gusanos me recuerdan a Jeni»
    • Volcano– El psicólogo interno que apoya, reanima y guía. Por un rato imitó al Dr. George.
    • The Student– El académico. Creado para poder soportar largas horas de estudio alejado de toda demás preocupación de salud, trauma, familia, dolor, cansancio.
    • Ed the Head– Práctico. No anda con tonterías. Por un tiempo no aceptaba ser alter ni tener alters.
      Trigger Warning

      No es infrecuente alters que son solo una cabeza disociada del cuerpo cuando el cuerpo se vuelve posesión del abusador 

      [plegar]
    • Charlotte – La que calma. Desde los 5 años calma a todos para poder enfrentar el mundo exterior sin que nadie sospechara nada
    • Gabrielle – La niña que sostuvo toda la feminidad a salvo.
    • Mr Flamboyant – Brillante, colorida, extravagante pero mortalmente ingeniosa, directa y filosa. Dice las cosas como son.
    • Jeni– La sobreviviente adulta, la que prospera y testigo.
  • Y
    • La Entidad Actualmente Conocida Como Jeni – Contiene todo el conocimiento que necesitamos para afrontar cada día. Cambia cada día para alcanzar nuestras necesidades.
  • (Otras menciones que no hablaron en el libro y no se contaron en la lista)
    • Jay– Aunque Jeni dice que no es un alter, sí es un alter frecuentemente encontrado en varios sistemas y se les ve como espiritual o sabio, con un poder de calmar a todo el sistema con pocas palabras. Dr. George lo explica.
      Trigger Warning

      Jay llegó la primera vez que fue asfixiada y vi*lada a sus dos años en una voz calmante y americana: RESPIRA… En otros momentos, para desapegarse de que el abuso les pasaba a ellos, pensaban que le pasaba a Jay para calmarse.

      [plegar]
      Le nombró Jay por Jay Osmond en 1981, pero existió desde 1972. Tenía 2 años.
    • El niño que no respira – Soporta no respirar.
      Trigger Warning

      Logra soportar la respiración cuando le forzaba oral

    • «Not girl nor boy» – Varios alters tomaron un nuevo género para sentirse a salvo.
    • Limpiadores y Blood-holders – Limpian heridas y las ocultan.
      Trigger Warning

      Si el padre decía que estaban bien y no sangraban, se encargaban de que no se notara el sangrado. Se hacía lo que el padre decía y no podían contradecirlo

      [plegar]
    • Alters que lidian con la distracción escolar y el agotamiento
    • Alters que cantan, corren y nadan – Tres actividades que disfrutaban y necesitaban concentración y energía. Debían proteger aquellas actividades que amaban de ser contaminadas por el padre.
    • Boiler Boys and Girls – podían aguantar hasta que su cubeta se derramara (al no saber pedir ayuda y al hacerlo recibir pésimas atenciones).
    • The laughing Man – El hombre que ríe. Un alter que se integró con The Joker

Mundo interno

Foto de «Symphony»

Symphony creó el mundo interno y Erik lo amuebló con todo lo que necesitaran. Al principio tuvo la forma de un calabozo medieval. Cada cuarto tenía dos botones para votación. «Era una democracia«. También había equipamiento de comunicación.

Cada vez que un alter no podía soportar más, en la mesa redonda se hacía una votación entre 10. Jeni, Erik, Symphony, The Assassin y los alters más cercanos a quien estaba al frente. También había túneles»chunnels» llenos de alters de acuerdo a sus descripciones y los sentidos, gusto, olfato, oído, vista, tacto.

Al divorciarse y cambiarse de casa (14 años), Erik cambió el mundo interno a un edificio de oficinas. Cambiaron trenes por elevadores, cada ejército tenía su propio piso.

Enseñamos a los niños sobre el peligro de los extraños, pero no hablamos sobre los peligros que acechan en casa.

Jeni

 

Condiciones Impresionantes junto al TID

Hipertimesia

Dr. George menciona que a pesar de que Jeni vive con la amnesia del TID, también demuestra hipertimesia, es decir, un síndrome que le permite una habilidad de recordar más allá de lo normal. ¿Pero cómo? Esto podría explicarse si pensamos que cada alter en Jeni tiene una habilidad superior a la media de recordar su propia y enmarcada experiencia. La hipertimesia le concede habilidades a cada alter, pero las barreras amnésicas del trauma impide que las experiencias sean integradas todas a la vez.

Es decir, la amnesia en el TID no es más que una memoria que una parte sí recuerda, pero la otra no. Es una memoria separada. Tal vez el término amnesia sea el causante de la confusión al explicarlo, pues no es que una parte no lo recuerde; es que no estuvo ahí, y quien estuvo sí lo recuerda.

Si yo voy a una fiesta y tú no, yo la voy a recordar, pero tú no (lógicamente). Este libro nos aclaró un pensamiento que ya teníamos, de que el término amnesia en el TID es engañoso, porque es visto desde el punto de vista de un Singular. Por supuesto que no vas a recordar una fiesta a la que tú no asististe. Pero Jeni y mucho de su ejército (no sé si todo), no solo recuerdan su parte, sino muchos detalles sin importar el tiempo que ha pasado.

Epilepsia

Otro punto bastante interesante es la presencia de epilepsia que menciona inició a sus dos años de edad. Es interesante porque precisamente la epilepsia suele ser un diagnóstico diferencial del TID. ¿Pueden suceder juntos? No puedo responderlo yo, pero Jeni sería el primer caso del que conozco. No son infrecuentes las convulsiones en personas con TID, pero por lo general son convulsiones psicógenas/no epilépticas/disociativas. El maltrato de Jeni inició a los 6 meses de edad, y Jeni ya tenía bastantes identidades antes de su primer año de edad. La aparición de su primer grandmal (aunque no relata cuántos tuvo, pero sí que siguió teniendo) fue a sus dos años. Es un punto también interesante de investigar del que no tenemos suficiente información aún.

Pero regresando a la historia de Jeni, los médicos que la atendieron la descartaron como berrinche y llamadas de atención. No fue sino hasta que en un servicio navideño en 1983 (Jeni tendría unos 13 años), tuvo un «chistoso desmayo» (dijo su madre) y que una enfermera que estaba presente le explicó «No es un desmayo chistoso. Tiene epilepsia y necesita ir al doctor pronto

Menciona también que en estas convulsiones se queda mirando a un punto fijo y solo puede romperlo si logra poner su mano enfrente para concentrarse en otra cosa.

Los causantes. No solo es lo físico.

No quisiera ocupar mucho espacio contando a detalle cada abuso planeado y deliberado que aparecen en el libro. Pero mencionaremos algunos en lista. Me es más fácil.

Muchos Trigger Warnings

-El abuso violento empezó a sus 6 meses de edad. Pero en realidad empezó desde antes de que naciera.
-No mostraba ningún aprecio por la vida, ni los hijos ni niños. Intentó deshacerse de Jeni desde que su madre estaba embarazada, empujándola por las escaleras y haciéndola beber alcohol.
-Jeni tiene, a la fecha, calcificados los cartílagos de la mandíbula de tanto que le forzó abrirla para forzarle violencia oral
-Cada vez que Jeni iba al baño, Richard la acompañaba para forzarla a lo anterior, desde sus dos años.
-A sus dos años recuerda que logró p*ntrarla. Recuerdan el día porque usó un cinturón para amarrar su cuello a una mesa
-El padre destruyó una casa de muñecas, usó su peluche favorito en su contra, destruyó unos colores que le regaló una maestra
-Rituales de «dar a luz» en su cumpleaños. Ver Trigger en el alter Muscles
-Obligarla a decir que le gustaban «los juegos«, hasta crear un alter (Zombie Girl) que para evitar más violencia, hacía lo que se le pidiera
-Decirle que se quite la vida, que nadie le va a creer, a nadie le importa, que sería muy feliz y su familia sería feliz si ella no estuviera
-Dislocación de coxis por sodomía constante con objetos
-Cualquier cosa que necesitara, ir al baño, comida, ropa, tenía la misma violenta condición
-Provocó 5 embarazos antes de sus 11 años, eso hace 7 embarazos antes de los 14. Richard intentó violentamente de sacarlos con golpes, ganchos, y forzándole a tomar líquidos desconocidos. También lo había intentado con su madre. Nunca la llevó al hospital. La atacó horas después de dar a luz.
-Estuvo a punto de morir de desangrados y asfixia con cinturón varias veces. Esto le comprobaba a Jeni que su padre era totalmente capaz de matar al resto de su familia si Jeni lo contaba.
-Hacerla sentir responsable, culpable, y causante de la violencia
-Richard Intentó «enseñarle» a su hermano cómo maltratar a su hermana de 5 años, su hermano tendría unos 3 años. Afortunadamente, Frank nunca lo aceptó y por mucho tiempo fue de los pocos apoyos que creían en Jeni. Debemos advertir que, en algunos casos, el hermano sí aprende a maltratar a sus hermanos y lo continúa incluso después de que el abusador inicial haya fallecido.
-Le hizo decidir «cuál de esos juegos era su favorito», cualquier otra opción resultaba en golpes

[plegar]

Además del severo, continuado y sádico abuso de los 0 a los 14, también era un maltrato y violencia física y emocional constante en la familia.

Lentes/Gafas

Veía todo borroso, grande y atemorizante. Aunque necesitaba lentes, no los tuvo sino hasta que entró a la escuela a los 5 años y se revisó que no podía ver el pizarrón. Aunque solucionó uno de los problemas y Jeni se convirtió en mejor estudiante, el problema de la violencia en casa no se atendió, y su padre usó sus lentes en su contra. No llevarlos se convirtió en terror.

Desde el día que conseguí mis anteojos, papá los usó como arma. Me robaba las gafas de la cara cada vez que quería abusar de mí. Me quitó los ojos y los mantuvo como rehenes hasta que terminó de abusar de mí. Me aterrorizó estar sin mis anteojos.

Jeni

El pacto

Foto de «Maggot (Isabella)»

Una noche de 1977, Richard, después de atacarla, preguntó «¿Crees que Sheila jugaría estos juegos tan bien como tú?» Janet, líder del ejército que protege a su hermana Sheila, le rogó que le hiciera a ella lo que quiera, pero que no toque a su hermana.

El Dr George comenta que muchos abusadores saben que el dolor físico no es suficiente para someter para siempre a una víctima, incluso a un niño, por lo que se encarga de amenazarle no solo con dolor -el cual Jeni ya tenía un sistema para tolerar-. sino infligir dolor a lo que ama. Los tres ejércitos encargados de proteger al resto de su familia se sentían con la máxima necesidad de protegerlos de la violencia, incluso aunque arriesgara su propia vida. Esto sucede sin importar si es el hijo menor, el de en medio (Jeni) o el hijo mayor. Richard le amenazó incontables veces.

Deshumanización

El padre nunca le llamó por su nombre.

Trigger Warning

Y durante los abusos, le llamaba por el nombre «Tatiana», que nunca supieron de quién trataba. Solo decía que era una niña hermosa de cabello largo y rojo

[plegar]

Le negaba atención médica constantemente. Y cuando fue atendida, los médicos la etiquetaron de «solo son berrinches, solo quiere atención, le gusta el sonido de su voz, por eso llora«.

La convivencia era una constante muestra de desprecio, pero inconsistente. Esta inconsistencia lo hacía más doloroso. Cuando parecía empezar a verla y tratarla como un ser humano, jugando sin intención sexual o platicando de OVNIs y apreciando sus dibujos, la humillaba y denigraba en la siguiente ocasión. Dándole esperanzas y quebrándoselas constantemente.

Esto lo que provoca es un repetido y desorientado intento de ganarse el respeto del abusador. Muy comentado en el libro de Judith Herman, Trauma y Recuperación.

Quien tenía el respeto de Richard (al menos eso parecía) era Sheila.

Favoritismo y desfavoritismo

Parte importante del quebrantamiento de la familia y desmoralización de Jeni fue un trato de menosprecio y desfavoritismo, mientras que a Jeni la trataba como un gusano o criatura sucia, mostraba preferencia hacia Frank y posteriormente completa preferencia hacia Sheila.

Dr George comenta sobre el peligro del favoritismo y la ruptura en la relación entre hermanos y el sentido de autoestima de ambos niños. Ni siquiera el niño favorito sale ganando, aunque eso parece al inicio. Sheila parecía incluso exigirle regalos a su padre, y su padre le complacía.

Sin embargo, Sheila también era víctima de esa casa violenta y de la manipulación de su padre, enemistándola con sus hermanos y su madre, y dejándola sola, a completa merced de su padre para abusar de ella.

El peor año de Symphony

En 1980 (tendrían unos 10 años), «el año del inquilino», fue el año en el que «falló el TID«.

Un día que sentían que estaban en una zona segura debajo de un arbusto de madreselva, al lado de la tumba de su gatito Tawny, una pequeña niña alter estaba leyendo y no se dio cuenta que venía su padre a atacarla y no tuvieron tiempo de que estuviera un Front Runner que supiera qué hacer. Durante el ataque, Symphony se vio forzada al frente, sin poder ver, oler, saborear y escuchar, y tuvo que reaprenderlo en su corta huida. Ese año estuvo atrapada al frente, front-stuck, cuando una identidad es incapaz de intercambiar lugar (switch) como regularmente se hace.
Symphony cuenta que normalmente habría 50 personas alineadas cada noche, listas para entrar a la batalla cuando su padre ataca, pero ese año estuvo sola.

Ese año, no lo sabría hasta décadas después, dio a luz a un bebé de 8 meses en la dolorosa y nada cuidadosa compañía de su violento padre, que no podría importarle menos su agonía. Después de una investigación con el Detective Paul Stamoulis, se enteraron de que estuvieron embarazados al menos 7 veces antes de los 14 años.

lo que salvó a Jeni fue el amor que se dio a sí misma. Symphony y Jay en particular trajeron amor y cuidado a un mundo interno que no estaba siendo nutrido externamente. Es bastante extraordinario si te detienes y lo piensas, cuánto amor fue capaz de reunir Jeni entre sus partes. He llegado a creer que este amor interior bien podría ser la esencia de la salvación de Jeni. Podría sugerir que el período en el que Symphony estuvo «atrapado» en el cuerpo durante el embarazo casi a término de Jeni fue particularmente difícil, porque Symphony estaba demasiado abrumado para brindar amor al resto del sistema.

Dr George Blair West

Ahora que son libres para enfrentar estas pérdidas, han nombrado a esos bebés.

El momento en el que Symphony recuperó la capacidad de cambiar lugar con otros alters fue un momento de venganza para Muscles.

Sin embargo, después de ese año Symphony estuvo ausente e incapacitada. Durante 18 meses no se crearon alters para soportar la violencia, sino que alters tomaban nuevos trabajos y eran reentrenados.

Foto de «Linda» en la escuela

Negación de la Madre.

Hubo muchos motivos por los que su madre estuvo incapacitada para darse cuenta, y de hacerlo, para hacer algo al respecto. Jeni decía que su madre también creció en una familia de secretos. Patricia (la madre) se enteró a los 16 de que su madre era adoptada, y nunca supo qué hacía su padre en la guerra. No sabía mucho de su propia familia, tanto en la que creció, como en la que se desarrolló con su esposo Richard, padre de Sheila, Jeni y Frank.

Richard manipulaba a Patricia desde siempre, incluso para que se casara con él con base en culpa. Dice Jeni que la escogió porque era manipulable.

Trigger Warning

Abusó de su madre la noche de bodas, y posiblemente continuó haciéndolo. Sabiendo que su madre también había sido víctima con anterioridad

[plegar]

La madre de Jeni parecía no querer saber que algo le pasaba a Jeni. Siempre tuvo otra explicación.

  • Llamó sus convulsiones «chistosos desmayos»
  • Creyó a los doctores cuando le dijeron que «era berrinche, solo quería atención»
  • No le creyó cuando le contó que el padre de un niño del que era niñera quiso sobrepasarse con ella. La esposa del padre sí le creyó.
  • No notó el embarazo cuando su hija se quejó de dolor y «revisó el apéndice», y después la envió a la escuela porque no era apendicitis
  • Cuando Jeni le contó lo de la niña en la iglesia (explicado más abajo cuando intentaron contarle a Aunty), no creyó que la niña había muerto, «solo se había mudado».
  • Pensó que el sangrado constante y pesado era «periodo abundante»
  • No preguntó por qué Jeni narraba «cosas sucias» (cuando Joker narraba el abuso en forma de Jay), sino que solo asumió que había visto una «revista sucia».
  • Presionó a Jeni a seguir intentando una relación padre e hija con su padre, continuando la manipulación. También la presión de mantener una relación con su hermana Sheila después de que se mudara con su padre, siendo que ninguno de ellos querían nada que ver con Jeni, Frank y su madre.
  • Cuando Jeni le comentó sobre los «chunnels» y el cómo funcionaba su mente, años después le comentó que «Pensaba que estabas escribiendo una historia de unos conejitos haciendo túneles bajo tierra».
  • Cuando Sue, practicante a cargo de Jeni, le comentó a su madre que estaba suicida y necesitaba internarse de urgencia, la madre pensó que «solo necesitaba descansar un día y ya»
  • Cuando Maggot empujó a su padre y este cayó en la bañera, Maggot se rió y esto provocó una severa golpiza, y cuando Maggot le explicó a su madre lo que pasó, dijo «Ya lo sé, pero ya pasó«.
  • Incluso ya estando en proceso de otra investigación policiaca y haber aceptado lo que pasó con Jeni, aún le mandó una carta navideña a su padre escribiendo que firmaba también Jeni, sin consultar a Jeni. Parecía no querer soltar la posibilidad de tener «una familia normal».

Sin embargo, sí era muy activa en las actividades de sus hijos. Participaba en reuniones escolares y organizaciones, les preparaba el almuerzo todos los días y hacía manualidades como muñecas Victorianas para vender en los eventos de caridad y para apoyar la escuela, lo que fue un gran éxito que trajo felicidad a todos, excepto al Padre, quien intentaba de muchas formas impedir que la madre saliera, tuviera actividades y peor, que hiciera amigos que podrían llegar sin aviso.

Los intentos de sentirse independiente, segura de sí misma, capaz e incluso valorada por la comunidad y sus hijos, eran pisoteados constantemente. Poco a poco fue ganando confianza para enfrentarse a su padre. Sin embargo, cada intento de confrontarlo por cualquier tema, lo enfurecía, y Jeni pagaba las consecuencias.

Fue a partir de un cambio de antidepresivo (Jeni tendría unos 13 años) que la tenía sedada, dormida y nada lúcida, que en 1983 «despertó de una niebla«. Empezó a notar el trato tan diferente hacia Jeni, la tensión en su casa, y el trato extraño y peligrosamente manipulador hacia Sheila. Pero, esta protección hacia Sheila y la aún manipulación y negación existente, hizo que Patricia siguiera sin notar el contínuo abuso hacia Jeni. Al tratar de arreglar las cosas y tener un rol activo, incluso intentó abrazar a Richard, quien le espetó que hacía mucho que no la amaba, pero podía quedarse a cuidar de la casa y lavar el baño.

Muchos años después, se le diagnosticaría autismo a su madre. Lo que también explicaría la complejidad al entender los patrones en casa.

Más adelante comentamos más sobre lo que Jeni opina del rol de su madre.

Divorcio

Fue después de una pelea en un McDonald’s, que fue la gota que derramó el vaso, que la madre expresaría su deseo de divorcio. Y aunque esa era una buena noticia para Jeni, Richard se volvió aún más violento con ella mientras estuvieran bajo el mismo techo. Su madre intentaría llevarla con su propia madre (abuela de Jeni, Dixon), pero ella no la quería, y su familia extendida del lado materno no era tampoco de mucha ayuda ni sabía la magnitud del problema.

Sheila y su padre se quedaron en Inglaterra, mientras que Jeni, su madre y Frank, no tuvieron más opción que regresar a Australia, pues no tenían a nadie en Inglaterra. Su padre se había encargado de esparcir rumores de su familia y no tenían más apoyo.

La madre presionó a que Jeni siguiera intentando tener una relación, aunque sea a distancia con Sheila y su padre, quienes demostraban constantemente su poco interés en ellos. Vivir lejos de su padre, aunque significaba tener una cama seca (sin mojarla) y una cama donde no llegaba su padre a atacarla, aunque fue un alivio, no había terminado aún la pesadilla. Flashbacks, dolor crónico, problemas de salud, costillas rotas, coxis dislocado, mala higiene dental por el terror a que alguien pusiera algo en su boca y la falta de atención médica eran solo una fracción de sus problemas. También mantenía terror a todos los hombres, y su madre y hermano aún mantenían actitudes abusivas.

El calvario de CONTARLO

«¿Por qué no dijo algo?», es una de las peores preguntas que se le pueden hacer a una persona víctima de violencia, peor aún si es un niño y el abusador su cuidador. De las cosas más dolorosas de su historia, no solo es la violencia, sino los intentos fallidos de obtener ayuda.

Sweep

Sheila, Jeni y su Sweep

Sheila, Jeni y su muñeco marioneta «Sweep»

Sweep era su peluche marioneta. Desde que Jeni podía entender palabras, su padre la amenazaba con que esos juegos que jugaban no debería contarlos a nadie. Sweep era al único a quien le podía contar. Pero su padre lo usó en su contra, le hizo creer a Jeni que podía leer su mente, y que Sweep le contó «que había sido una niña mala», y así perdió su único confidente.

Jasmine.

Alrededor de sus 9 años, después de un fin de semana terrible, Jasmine, amiga con quien a veces se quedaba Jeni, la vio desmayada en el suelo del baño de niñas de la escuela. Jasmine le preguntó qué tenía. Judas tomó el frente y le contó todo lo que pudo, y sus palabras golpeaban a Jasmine. La llevó al maestro Mr Teller (que abordaremos enseguida) para narrar lo que acaba de escuchar, pero le atacó un impresionante ataque de asma. El maestro empujó a Jeni y entre varios maestros la atienden y llevan a Jasmine al hospital, dejando a Jeni (Judas) sola, pensando que es verdad lo que decía su padre: si lo cuentas, alguien se va a morir.

Cuando pierde en controlarnos, nosotros ganamos. Y así, nuestra felicidad se convierte en un acto de rebelión, un juego de poder, un plan de supervivencia construido enteramente por despecho. Encontrar la felicidad es una lucha, y yo fui hecha para luchar.

Happy

Aunty

La siguiente persona a quien trataron de contarle fue a una matriarca llamada Aunty de una iglesia a la que asistía Sheila, en cuyas reuniones escuchó decir que «la perfección era estar con un niño menor de 12«. Aunty le preguntó «no te veo sonreír ni reír, ¿por qué eres tan infeliz?» Esta pregunta directa les motivó para contarlo. Aunty dijo que le ayudaría, pero fue todo lo contrario. La llevó inmediatamente con un señor que le llaman Hermano Simon, quien hacía exactamente lo mismo que su padre. Esto pasó varias veces.

Trigger Warning

Aunty le contó a Simon que «ya la habían roto»

[plegar]

En esa misma iglesia, un día una señora lloraba «Mi niña se ha ido, fueron demasiado lejos y ahora mi niña se ha ido«. Su niña tenía 6 años. «Siempre puedes tener otro hijo», le decían en la iglesia. Lo mismo que le decía Richard a la mamá de Jeni, «siempre puedes tener otro hijo».

Jeni cuenta que posiblemente en la iglesia sabían que, si Richard se salía con la suya con Jeni, el Hermano Simon también podría. Y lo hizo.

Mr Teller

En otro intento de pedir ayuda ese mismo año, fue en un momento desesperado en el que no podían poner atención a clases porque había un desarmador en la mesa de al lado, y le robaba toda su atención. Era una de las herramientas de tortura que usaba su padre.

Al finalizar la clase, tomó el desarmador y fue a explicarle al Mr. Teller «mi padre me hace esto» colocando el desarmador bajo su falda. Mr Teller la vio con repugnancia y horror, pero dirigido hacia ella: «Sucia y despreciable niña, ¿como te atreves a decir algo tan desagradable de tu padre?»

Y a partir de entonces, la humillaba en clase. Cada vez que un niño se portaba mal, lo enviaba a sentarse a su lado. Se cumplía lo que el padre le había advertido: «nadie te creería, no le importas a nadie».

Alguien en Australia

En Septiembre de 1980, su padre tuvo una repentina urgencia de mudarse y dejar Australia, para regresar a Inglaterra. Jeni estaba embarazada de 7 meses, tendría entre 10 y 11 años. Atacó más a Jeni porque «por su culpa tendrían que mudarse». Jeni no lo supo entonces, pero dio a luz en el retrete.

Ese fue el motivo oculto de que regresaran a Inglaterra a sus 11 años. Antes de los 11 tuvo 5 embarazos. De 11 a 14 tuvo otros 2. Siete en total. Cuatro embarazos terminaron en abortos espontáneos. Jamás la llevó al hospital. Nadie en la escuela decía nada tampoco.

La única educación sexual que tuvo fue una explicación de las células y el desarrollo embrionario, pero jamás se habló de relaciones sexuales, jamás mostraron lo que era un pene y una vagina, y por supuesto jamás se habló de abuso sexual. Jeni no sabe cuándo empezó a menstruar porque constantemente estaba sangrando desde niña por la violencia. Por muchos años fue incapaz de saber qué era lo que el padre hacía. No tenía las palabras.

Ginecólogo

Un ginecólogo que le examinó (ya siendo mayor) se negó a dar evidencia de que había estado embarazada y dado a luz. Sin la evidencia ni el cuerpo del bebé, ni el apoyo del ginecólogo, no podría denunciar eso. Pero sí intentó denunciar la violación de inmediatamente después de dar a luz.

Quería desesperadamente que acusaran a papá por el asesinato de mi bebé de 1980, pero el ginecólogo que me examinó se negó a dar pruebas de que había estado embarazada y dado a luz.

Jeni

Terapeutas y policía

Ver más adelante en «El inicio del Combate»

Trauma de Traición

Dr George hace una breve, pero importante mención a la teoría desarrollada por Jennifer Freyd sobre la amnesia disociativa, específicamente la amnesia relacionada a abusos sexuales infantiles y la ceguera a la traición que ocasiona que quien te traicione es aquella persona que te cuida, te protege y de la que dependes.

Título: Blind to Betrayal: Why We Fool Ourselves We Aren’t Being Fooled
Año
: 2013
Idioma: Inglés
Autor: Jennifer Freyd, Pamela Birrell
Propuesta de un tipo de trauma relacional que implica traición humana o institucional. ¿Por qué las personas nos volvemos ciegas ante la traición de un ser querido del que dependemos? ¿Cómo se explica la amnesia por abuso? Por supervivencia.

Lo que impulsa aún más la amnesia es justamente la incapacidad de narrarlo, contarlo, procesarlo con otras personas y testigos. Cuando el abusador dirige toda la narrativa y se le impide contarlo, no solo está evitando que pueda conseguir ayuda, sino que no le permite al niño procesar correctamente lo que está pasando. Esto lo vuelve muy diferente, por ejemplo, de la violencia policiaca en plena vía pública, en donde existen múltiples testigos, el acto no queda escondido y se le pide a la víctima relatar su experiencia en noticieros, con familiares, con su círculo de apoyo que fue testigo de que sufrío una injusticia.

 

Psicología, Co-Consciencia y Diagnóstico

Cuando trabajó en un asilo donde le promovieron como terapeuta de diversión residente, una matrona le animó a buscar un grado universitario en medicina, enfermería o trabajo social. Escogió psicología por falta de dinero para pagar los cursos de leyes y medicina. En 1990, Symphony creó el último alter: El Estudiante.

A finales de 1993, mientras colgaba la ropa a secar, le llegó como un relámpago la consciencia de todos los alters. Las conversaciones que sucedían en el momento, las preguntas, las respuestas. Como si las barreras se hubieran desvanecido. Seis semanas antes, había empezado a tomar Prozac (un antidepresivo). Cuenta que dejó de tomarlo, pero agradece el momento porque fue así como se dio cuenta y empezó a aprender cómo funciona su sistema. Aprendió todo, los trabajos, los chunnels, el mundo interno y el concepto de FrontRunner.

Aunque no existe un medicamento para el TID o la disociación, sí es verdad que quienes experimentamos TID nos podemos beneficiar de antidepresivos. Sin embargo, si es muy pronto, desvanecer estas barreras amnésicas, ya sea con medicamento o con terapia, puede perjudicar la funcionalidad cuando aún dependes de esas barreras para funcionar.

También se enteró de que ella (Jeni) no era la «Jeni Real«. Aunque no existe una identidad más real que las demás, sí es posible en algunos casos que se mantenga la imagen y escencia del núcleo o el niño que se protegió al inicio. Fue en 1994 que, tras leer la descripción del Trastorno de Personalidad Múltiple (ese mismo año se cambió el nombre a TID), se diagnosticaron a sí mismos.

En 1994, a la edad de veinticuatro años, me diagnostiqué TPM. Tan pronto como leí la descripción del trastorno, los «chunnels», personajes y conversaciones en mi cerebro cobraron perfecto sentido. Jay, Symphony, Erik, Little Ricky, Muscles y Linda no eran mis amigos imaginarios, eran parte de mí, eran reales e importaban. Fue una hermosa revelación, pero no todos estuvieron de acuerdo con ella. Hubo alters que inmediatamente aceptaron el diagnóstico, otros que no lo entendieron y algunos que rechazaron rotundamente que existiera el TPM. Ed the Head fue uno de estos últimos; simplemente se negó a creer que alguien más vivía en su cabeza.

Y aunque el diagnóstico les funcionó para entenderse más y entender la naturaleza sexual y violenta de sus experiencias traumáticas, fue un obstáculo para obtener justicia y adecuada terapia.

 

El inicio del Combate

Fue por 1996 que Sheila llamó a su madre y a Jeni a pedir ayuda porque su padre se estaba poniendo violento. Esto detonó al ejército de Janet encargado de proteger a Sheila, y rompió el «pacto» con su padre de «no contar nada» si su padre no tocaba a su hermana.

Rescatando a Sheila

Jeni y su madre buscaron formas de conseguirle una visa de emergencia por abuso sexual. Contactaron el Departamento de Inmigración Australiano y a los Servicios de Apoyo de Asalto, quien les aconsejó contactar a la Policía Federal Australiana para poner una denuncia. Nunca había hecho esto para sí misma, sino hasta que su hermana lo necesitó y pidió ayuda. Pero hubo demasiados problemas

  • Comentaron que «no extraditan crímenes sexuales»
  • Su padre no debía enterarse del plan de rescatar a Sheila, tanto porque no debe enterarse de la denuncia, como para evitar más violencia.
  • Jeni tendría que contar por primera vez sus propios abusos, no para poner ella la denuncia, sino como soporte para el de Sheila
  • El terror a que matara a su hermana, una amenaza real que le había hecho tantas veces y además las veces que estuvo a punto de matarla a ella, provocó mucho más estrés y pesadillas
  • Jeni tuvo la instrucción no solo de no contarle estos abusos que sufrió ni a su madre ni a su hermana para evitar contaminación y perjudicar la integridad de la denuncia, y además, le dieron la instrucción de seguir en contacto con su padre como si no pasara nada
  • Los abusos que sufrió en Australia no contaban, porque «no sucedió en el Reino Unido«
  • Aunque se le ofreció ir a consejería, apoyo o terapia para abuso sexual, el enfoque no era en sanarlo o construir estrategias de afrontamiento, sino en dar información que pudiera ayudar a sacar a Sheila del techo de su padre.
  • Muchos de sus recuerdos fueron descartados por los terapeutas, incluyendo su autodiagnóstico de TPM
  • Sheila al huir y poner la declaración con la Policía de West Yorkshire, no comentó nada sobre el abuso que también sufrió su hermana menor, Jeni
  • La terapeuta que recibió a Jeni para tomar parte de su historia de abuso para el caso de Sheila, no compartió estos datos como parte de la denuncia, como dijo que lo haría.
  • Jeni comenta que eran tan severos los abusos que narraba a los terapeutas que no podían creerle, mucho menos al decir que tiene TPM.
  • Unos meses después, con Sheila ya fuera de casa de su padre, llamó la policía para informar que estaban a punto de arrestar a su padre. Pero de haber sabido que eso es lo que decidiría la policía, Jeni hubiera comentado mucho, muchísimo más. Se le enjuició por solamente 11 ofensas contra Sheila, y 4 contra Jeni. (Más abajo comentamos que después Jeni consiguió en 2017 que fuera extraditado por 367 ofensas, contando solo 7 de 14 años de violencia)
  • La terapeuta comentó que «la policía no tenía tiempo de investigar toda su vida«, y la experiencia de sodomía que tanto esfuerzo y vergüenza les costó contar, «no serviría de mucho ahora«.

Mientras tanto, el padre buscaba más formas (pues ya lo hacía antes) de declarar que Jeni era una mentirosa.

El (falso) Síndrome de Falsa Memoria

También se hace mención del Síndrome de Falsa Memoria. Un falso síndrome creado por aquellos acusados de abuso sexual infantil.

Por inicios de 1990, Jennifer Freyd, una psicóloga en posgrado, comentó en privado tener recuerdos de abuso de parte de su padre, el matemático Peter Freyd. Lo comentó a su esposo, pues se sentía incómoda teniendo a sus hijos pequeños cerca de su padre. Pamela Freyd, la madre de Jennifer Freyd, en lugar de sentarse a escuchar la versión de su hija, reunió junto con su esposo a padres acusados de abuso infantil y fundaron la Fundación del Síndrome de Falsa Memoria. Esta fundación se encarga de «proteger la dignidad y credibilidad de aquellos acusados falsamente de abuso infantil de parte de sus hijas adultas, pues seguramente han sido manipuladas tal vez por un terapeuta, por un libro, una película que vieron o solo enojo infantil». 

Ninguna discusión sobre TID estaría completa sin abordar el elefante en la sala del tribunal del «síndrome de la memoria falsa» (FMS). Digo «sala del tribunal» porque aquí es donde el problema creció hasta convertirse en un elefante. Nunca fue un problema clínico.

Dr George Blair West

Este síndrome no es un constructo clínico, no nació bajo supervisión clínica ni por profesionales en psicología y psiquiatría. No se desarrolló bajo observación ni en estudios sobre las memorias traumáticas. Fue creado como chivo expiatorio, como una defensa judicial en caso de que se les acusara.

Uno de los fundadores y profesionales encargados de defender de acusaciones de abuso infantil como testigo experto, es Ralph Underwager. Psicólogo y ministro, quien declaró que 60% de las mujeres abusadas en su infancia «reportan que fue una buena experiencia». También expresó que la pedofilia era «una decisión responsable. Creo que los pedófilos pueden afirmar que la búsqueda de la intimidad y el amor es lo que eligen. Creo que esto es, de hecho, parte de la voluntad de Dios”.

El defensor de estas narrativas más reconocido y que actualmente continúa siendo testigo experto en favor de acusaciones de crímenes sexuales y violentos, es Elizabeth Loftus, quien ha defendido infames casos como el de Harvey Weinstein, Billy Cosby, Michael Jackson, Ted Bundy, Oj Simpson, y recientemente Ghislaine Maxwell, quien fue encontrada culpable y sentenciada a 20 años de prisión su asociación con Jeffrey Epstein y el tráfico de menores.

Richard Haynes, padre de Jeni Haynes, afirma haber consultado la Sociedad Británica de Síndrome de Falsa Memoria para su defensa.

Compartiremos mucho, mucho más de este problema en otros artículos. Para más información por favor lee el libro de Jennifer Freyd: Betrayal Trauma.

El primer juicio

Jeni estaba con flashbacks y reexperiencias corporales a todo poder cuando llegaron al Reino Unido para el juicio de Sheila contra su padre, pero por alguna razón Sheila no quería nada que ver con Jeni y era un témpano de hielo. El fiscal comentó que su padre había ofrecido un acuerdo, pero no comentó qué acuerdo, solo que Sheila ya había accedido, solo necesitaban la aprobación de Jeni. Solo dijo, «va a declararse culpable de unos actos y otros no». Cuando Jeni presionó para saber qué era lo que se le pedía que accediera, se le dijo que el padre se declararía culpable solo a 9 de los 11 actos contra Sheila, ninguno contra Jeni.

Al discutir, el fiscal le llamó egoísta, «Esto no se trata solo de ti, piensa en tu hermana. Ha pasado por un infierno y no quiere testificar».

Estaban destrozados. Literalmente.

En septiembre de 1997, al escuchar del juez decir que Richard Haynes fue «declarado no culpable contra tu hija Jeni Haynes», Jeni escribe, «25 alters saltaron de la ventana de la corte, no los volvimos a ver». 

Su padre dijo que nadie le creería, y parecía tener razón. Nadie le había demostrado lo contrario. Su padre era invencible, y ella, públicamente, era una mentirosa.

Fue sentenciado 9 años en prisión, pero públicamente fue encontrado «no culpable contra su hija Jeni Haynes».

La primera vez que pensaron en quitarse la vida, tenían 9 años. El día de ese juicio, con 27 años, todo el sistema se rindió.

Incompetencia profesional

Jeni continuó asistiendo a los Servicios de Apoyo de Asalto sexual para terapia de grupo, y no acabó la estigmatización y acusación hacia Jeni como mentirosa con el juicio.

  • Aun cuando se les creía el diagnóstico de TPM, negaban que cualquier alter que no se llamara Jeni comentara sus recuerdos. «No quiero escucharlo de ti, quiero escucharlo de Jeni»
  • Para la terapia de grupo, le llamaron para comentarle que llegaría un nuevo integrante a terapia «¿Podrías ser menos múltiple mañana?»
  • Cuando Erik, el administrador del sistema de Jeni, asignaría las tareas para el alter que creyera que se beneficiaría más, el líder del grupo de terapia lo desestimaba y le comentaba lo mucho que «querían llamar la atención«
  • Un día se les pidió hacer un autorretrato, y Erik pensó que sería perfecto que Symphony lo hiciera, y se dibujó a sí misma desnuda con sangre entre las piernas, y se metieron en problemas por hacerlo.
  • También comentaban en la terapia de grupo cada que llegaba un nuevo terapeuta u otros clientes «Ah, no le creas ni una palabra a Jeni, tiene TPM».
  • Se negaron a hacer cualquier cosa para apoyar la investigación de policía o dar cualquier evidencia o examinación médica. «No tiene caso, no habría nada de evidencia». Y como dice Jeni, dado el nivel de evidencia encontrado en su cuerpo en 2012 (que le llevó a hacer una cirugía de emergencia), la evidencia que encontrarían en 1997 hubiera sido monumental, de haberse hecho.
  • Al expresar su dolor de que se le encontrara a su padre no culpable, el grupo de terapia respondió «Eso pasa cuando haces que la policía pierda su tiempo».
  • El líder de terapia usó un trigger de Zombie Girl en su contra. Jeni comentó que cuando su padre iba a atacarla le tocaba el hombro, y esto activaba a Zombie Girl que hacía todo lo que se le pidiera. Así fue como el terapeuta le empezó a tocar el hombro para pedirle que fuera la terapeuta subrogada cuando estaban muy ocupados. Zombie Girl no tenía opción y vivían en terror anticipatorio de un ataque violento.

Jeni comenta que el trabajo terapéutico se centraba en «la creencia de que el problema eran los alters, no lo que causó que se crearan, y el objetivo de la terapia era deshacerse rápido de ellos».

Todo esto sirvió para replantear mi estrategia de supervivencia creativa en una enfermedad mental y buscó arreglar mis alters disfuncionales en lugar de abordar el trauma y los crímenes que nos causaron. El resultado fue que cuando fui, como víctima de horribles abusos sexuales y torturas, a buscar ayuda, me convirtieron en una persona mentalmente enferma en cuya palabra no se podía confiar.

Y por si las cosas no pudieran ser peor, Sheila envió una carta diciendo que su padre nunca abusó de Jeni, y que si su padre fuese acusado de ofensas contra Jeni, Sheila testificaría en favor de su padre y en contra de las mentiras de su hermana.

Aún no termina. Uno de sus terapeutas terminó por decir «Conozco a tu padre, él no haría nada de eso«.

Pero espera, aún hay más. Al regresar a Australia después del juicio, se rehusaron a ayudarle a afrontar su terror y estrés de que su padre haya sido declarado no culpable y su trato de cómo fue tratada por la policía, el fiscal y el juez. Solo forzaron a Jeni y a su madre a ver una película sobre familias disfuncionales.

Después de haberme autodiagnosticado trastorno de personalidad múltiple, los profesionales de la salud mental a los que acudí en busca de ayuda me fallaron en todo momento. Deberían estar avergonzados y devastados por esto. No me creían y me maltrataban porque no encajaba en sus ideas preconcebidas. Me tomó de 1985 a 1998 hasta que obtuve la ayuda que necesitaba. Casi todos los psiquiatras, psicólogos, consejeros y terapeutas ocupacionales que vi antes de George me descartaron e insinuaron que yo era un mentiroso o un fantasioso rugiente. Sus suposiciones sobre mí sin querer apoyaron y protegieron a mi papá, permitiéndole abusar de mi hermana.

Erik

En otra extraña actividad coercitiva en el grupo, un terapeuta le preguntó «¿Qué estás sintiendo?».
«Estoy enojada
«, dijo Jeni.
«No, no lo estás. Busca otra emoción»
Un terapeuta puso sus manos en sus hombros y otro terapeuta se arrodilló enfrente para que no se levantara de la silla y por 20 minutos todo lo que Jeni decía, cada palabra que expresaba era un «no, no estás sintiendo eso«. Solo fue detenido porque otro miembro del grupo gritó que se detuvieran.

Se convirtió en la víctima de ese grupo reactuando roles de sus dinámicas familiares y de abuso.

La Navidad de 1998, en flashbacks y pesadillas, llamó al Servicio de Abuso Sexual después de una noche difícil, quien le respondió dijo que «es que extrañaba tener sexo con su padre y debería tener sexo con su novio». Jeni comenta «¿qué parte de violada por mi padre no entendió?».

Intentó dejar el grupo, pero, se organizaba a los miembros del grupo para ir por ella y llevarla al grupo. Entre más luchaba, peor se ponía. Parecía simular la misma sensación de estar atrapada que en su casa.

Logró dejar ese grupo y terapias abusivas en 2003. Y lo único bueno de ese grupo, fue la amistad con la persona que gritó en el grupo para que detuvieran el abuso a Jeni, y que le condujeron al Dr George Blair West. 

Maestría en Ciencia Social, Estudios Legales y Justicia Criminal

Se graduó de maestría en el 2000. Aún iba a esa terapia abusiva, y aunque estaba segura de que lo que había hecho su padre era un crimen (uno muy terrorífico por las reacciones de la comunidad a las alegaciones de abuso infantil en su tesis), pensó que ya había pasado el tiempo de poder obtener justicia.

Doctorado y Hombres

Enfocaron parte de sus estudios en hombres como víctimas de violencia en un intento de humanizar a los hombres y así, perderles el miedo. Sus estudios, menciona, no fueron un intento de escapar del pasado, sino de superarlo. «Frecuentemente digo que estudié psicología para ver qué estaba mal conmigo, criminología para ver qué estaba mal con mi padre, y el phD para dejar de tenerle miedo a los hombres».

Lo que les salvó la vida

Symphony

La niña de la portada, la primera protectora, la creadora de alters, la que canta al sistema.

Jay / Jay Osmond

Cantante Jay Osmond. Una figura interna que les salvó la vida.

Jay llegó a sus dos años como una voz americana, suave y confortable, que le daba consejos, le animaba a seguir respirando y les traía paz. «Era como su Jesús personal«, pero hubo otras formas en que les fue de gran utilidad y consuelo. Joker, por ejemplo, solía narrar los abusos de su padre, en un intento de entenderlos, pero la víctima del abuso era Jay (no era el alter que lo vivió, pero lo narraban así). Puede ser difícil de entender cómo esto es un consuelo para personas que no lo han necesitado. Se distancian ellos mismos de la experiencia y colocan a un ser que reconocen como fuerte, el más resiliente, la figura que les da la mayor tranquilidad en lo que examinan paso a paso la tortura. Este proceso no solo les brindó calma, sino que les permitió dar palabras (aun cuando les faltaba el vocabulario y conocimiento como: violación, incesto o sodomía) y procesar la experiencia individualmente. Pero su madre les escuchó.

Al escucharles narrar estos horribles actos, y pensar que solo estaba narrando algo de una muy sucia revista que habrá visto en algún lado, se empezó a dar cuenta que Jeni hablaba sola.

La llevaron a un profesional, pero, al no indagar más en Jay, no traspasaron esa línea de seguridad de «no contarle a nadie, usar a Jay de escudo». Decir que hablaba con Jay Osmond se convirtió en el diagnóstico: «tiene un amigo imaginario, cuando crezca se le pasará.»

Música

Cantar en el coro y en general cantar. Cuando no tenían palabras, cantaban. La música de los Osmonds.

Deporte

Jugar a la pelota, saltar, correr y nadar. Eran buenos deportistas y se les invitaba a muchos equipos después de mostrar la misma competencia que los niños. Aunque el padre no le daba permiso de participar en ninguna actividad, mucho menos que sobresaliera y presumiera, en general, de juntarse con nadie

Trigger Warning

«a menos que sea una muy muy buena niña», decía Jeni, que significaba ser sujeta a su tortura.

[plegar]

Terapia e integración con Dr. George

Conoció a Dr George Blair West en 1998 (tenían 28 años). Jeni comenta que la diferencia entre George y todos los otros profesionales de salud no era que George tuviera experiencia en TID, porque no la tenía, sino que le creyó y se comprometió a ayudarle a entender su compleja condición.

Compartimos esta bella interacción que comenta Erik:

‘Entonces, ¿qué cree que está pasando, Doc?’ Pregunto. ‘¿Qué me pasa?’
‘Creo que ya lo sabes’, responde George.
‘Oh, sí, lo sé, solo necesito escucharlo de usted’.
‘Tienes un trastorno de personalidad múltiple como resultado de un abuso infantil severo”, diagnostica.
‘Está bien, gracias.’ Asiento con la cabeza, me pongo de pie y me dirijo hacia la puerta.
‘Puedo ayudarte con eso’, grita George.
Nunca he escuchado una frase más hermosa: puedo ayudarte con eso…
Conocer al Dr George cambió todo.

George también comparte sus propios aprendizajes y desafíos con Jeni y con personas que llegaban con traumas particularmente terribles de su infancia. Desde cómo abordarles, cómo encontrar el momento adecuado para hacer un comentario, saber navegar por el complejo mundo de Jeni, aprendizajes en materia legal.

George comenta también que Jeni y todo su sistema estaba examinándolo muy de cerca, pues creció examinando a los hombres en busca de señales de peligro.

Trigger Warning

Jeni llegó a admitir que, al narrarle historias de abuso, buscaba señales de excitación sexual en George. Entendible, por supuesto, como una forma de identificar potencial peligro.

[plegar]

Confianza y relación terapéutica

Lo más importante de la terapia de trauma es la relación terapéutica basada en confianza. Y una de las mejores formas de trabajar la confianza es respetando límites y la autonomía del usuario.

Pequeño ritual de Té. Congruencia

Quisiera resaltar un detalle que Symphony cuenta de sus terapias con George. Desde disculparse por llegar tarde a la cita (demostración de límites), o pedirle a su secretaria que le hiciera un té también a Jeni (demostración de humanidad, que Jeni es una persona), y preguntarle si quería té o café o si quería panecillos con su té (es una persona con gustos, preferencias, y con derecho a opciones), fue una constante, muy sutil y muy poderosa reafirmación de una promesa que se cumplía. La promesa de que es una persona con valor.

No se le quitaba nada del plato a último minuto, no venía con condiciones.

Jeni esperaba que George no le creyera y la viera como todos los demás la veían, como una mentirosa sin valor.

Los montones de pequeños detalles en su vida que le decían que no tenían valor, George los suplantaba con otros pequeños detalles que le decían que sí lo tenía.

Los psiquiatras, psicólogos, terapeutas y consejeros deben parecerse más a George, dispuestos a buscar el TID entre los competentes, los achievers que logran más. Sobre todo, deben reconocer que TID se esconde a simple vista. El núcleo central del TID es el ocultamiento. Mi invisibilidad para la comunidad de psiquiatras es la norma, no la excepción, cuando se trata de TID. El núcleo central del TID es lo que yo llamo «invisibilidad protectora«. Tuve que esconder mis alters de papá y del resto del mundo simplemente para sobrevivir… El TID también es un trastorno de los altamente inteligentes, por lo que puede esperar encontrarlo en los que tienen más logros y en los extremadamente capaces: los mismos grupos cuya competencia les impide ser vistos como necesitados de ayuda. Si pudiéramos desmoronarnos, podríamos obtener más ayuda, o más abuso.

Jeni

Mapear el Sistema

Nombres, roles, trabajos, relaciones entre alters. George comenta que es importante saber con qué alter se está hablando para poder darle continuidad a las sesiones. Es como hacer terapia con varias personas, no se puede pretender que todas entiendan y recuerden de la misma forma todo lo que se trabaja en terapia.

Si bien Jeni tuvo una ventaja inicial en virtud de sus estudios, está bien documentado que el TID es una de las pocas condiciones en las que las personas investigan y hacen con precisión su propio diagnóstico. Irónicamente, también está documentado cómo psiquiatras y psicólogos mal capacitados todavía no creen en el diagnóstico, ¡incluso cuando se les pone en bandeja!

Dr George

Pero fue también mucho aprender sobre la marcha. Surgieron muchos problemas al abordar la evidente traición de su hermana Sheila.

EMDR

George ha experimentado con diferentes técnicas y modelos para abordar el trauma en su trabajo antes y después de Jeni. Y se toma su tiempo para explicar el EMDR y cómo lo ha visto funcionar en su práctica y su gran valor clínico.

Aunque el EMDR ayudó para varias de sus narrativas traumáticas, era difícil con las más grandes y complejas, y además, eran simplemente demasiadas. ¿Cómo podían contar como un 10 de 10 (en su propia traumática) entre tantas experiencias dolorosas?

Symphony escogió.

Trigger Warning

Escogió la noche en que su padre le hizo decidir cuál de esos juegos era «su favorito», todas las opciones desde Scrabble, caricias en el brazo o fáciles de soportar fueron recibidas con un golpe, hasta que le hizo decir que su favorito era violación y sodomía. Le hizo creer que ella lo dijo, que ella era una masoquista y ella misma lo pedía

[plegar]

Al hacer EMDR es necesario pasar por esa narrativa, pero no es fácil ponerle palabras a algo que no supo ponerle palabras sino hasta los veintitantos años.
Afortunadamente, comenta que el EMDR logró bajar el estrés que le causaba esa narrativa, y aumentó el enojo.

Sistemas de Familia Interna. Roles y nombres.

Graduados del doctorado

 

Aunque no es una técnica de procesamiento de trauma, esta forma de terapia que se hizo para personas no múltiples es particularmente útil para entender las interacciones entre diferentes tipos de identidades.

El Dr. George está de acuerdo en que a veces, sobre todo en sistemas tan numerosos como el de Jeni, no es posible seguir una continuidad con cada alter si no se sabe con qué alter se está tratando, cuáles son sus preferencias personales (por ejemplo, de acercamiento o palabras trigger), y cuál ha sido su trabajo en el sistema. Por lo que ocupa un espacio para hablar de la importancia de identificarlos con nombre. Hace el mapeo y navegación del mundo interno más fácil. Menciona que no hay ninguna regla para un nombre, puede ser algo tan sencillo como «la niña inteligente», siempre y cuando no sea un nombre despectivo. Maggot (gusano), por ejemplo, obtuvo ese nombre como parte del detonante que la creó, y fue una bella revelación que haya decidido cambiarse el nombre por Isabella.

Integración Selectiva

Muchos alters de Jeni se integraron durante un tiempo. Lo que se buscaba era una fusión para poder funcionar como uno y se empezó por los alters con los trabajos más parecidos. Por supuesto que, como bien saben los profesionales que ya han tratado el TID y como siguen las recomendaciones del ISSTD, el proceso de fusionar antes va después del trabajo de trauma. Nunca antes.

Comentan que fue una integración completa, pero que en el momento de necesitar volver a separarse para dar evidencias y detalles a la policía para volver a retomar el juicio fue como si solo dieran unos pasos atrás. Parecía más bien como una coordinación que requería menos actividades autónomas. Un sistema que funciona como una sola unidad, pero que continúa teniendo partes.

George comenta también que la mayoría de sus pacientes con TID prefieren continuar siendo múltiples.

Después de ganar el juicio, los alters que se separaron para dar el testimonio decidieron continuar separados para por fin tener una vida libre. El único cambio es que procuraron que todos los alters niños crecieran hasta hacerse adultos y poder disfrutar de su vida plena como adultos libres.

Pero esto de crecer fue después del juicio. Vamos allá.

Intento de reconciliación

Durante terapia, estudios, el terrible grupo de apoyo y algunos familiares, hubo insistencia en mantener el contacto con el padre. Superar el pasado, sanar relaciones. E incluso Jeni veía en su doctorado de criminología sobre la posibilidad de rehabilitación y reinserción social de los criminales. Eso y por supuesto, la esperanza de que su padre pudiera cambiar, hizo que Jeni (integrada) enviara una carta a su padre aún en prisión y este le respondió compasivo, agradeciéndole la carta y «disculpándose por lo que le ha hecho pasar» (sin nunca especificar qué). Por primera vez, cuando Jeni le llamó para su cumpleaños, la llamó por su nombre «Jeni», y «como el maestro manipulador que es, jugó a la perfección el rol de padre perfecto».

Dijo haber completado entrenamiento para delincuentes sexuales y que estaba rehabilitado. Aunque aún le faltaban 3 de sus 9 años, fue puesto en libertad condicional por «buen comportamiento», y mostraba respeto y compasión por los demás. Dijo todo lo que Jeni quería escuchar (con excepción de admitir los detalles de su sadismo), y Jeni admite que cayó en su engaño. Lo invitó a Australia un par de semanas a que se quedara en un hotel cercano. Fue, pero no a un hotel, sino a quedarse en su casa.

La fachada del padre perfecto y cariñoso duró solo dos meses, inmediatamente después de que consiguiera que Jeni accediera a apoyarlo a conseguir una visa de padre contribuyente. Dejó de ducharse y cuidar su apariencia, insistió en «¿qué te pasó en Australia? Yo nunca te toqué»

trigger warning

Cuando Jeni se molestaba y exaltaba por su insistencia a hablar sobre el abuso, notó que su padre crecía una erección.

[plegar]

Llegó el departamento de migración y policía australiana a arrestar al padre por no admitir historial criminal en Reino Unido, mentir y romper leyes australianas, y Jeni y su madre fueron sospechosas de coludir con él. Se le obligó a quedarse en casa de su hija hasta resolver su situación.

Richard abusó de Jeni de nuevo, aprovechándose de su congelamiento (efecto de trauma). No tomó ninguna rehabilitación porque «iba contra su religión». Y la única forma de que se quedara en Australia y no regresar al Reino Unido como criminal sexual (y además fugitivo), el abogado sugirió una visa de matrimonio. Tuvo el descaro de arrodillarse y pedirle matrimonio a su esposa, que parece que accedió y se casaron el mismo día que debía dejar Australia. Pero llegó la migración en la noche. Su madre admitió que no quería ayudarlo. Fue arrestado. Y luego deportado en 2005, no por crímenes sexuales, sino por una visa ilegal.

Jeni continuó integrada como «La Entidad Actualmente conocida como Jeni» (aunque se mantuvieron separados Muscles, Symphony y Jeni), de 2001 al 2009, y terminó su PhD.

Durante ese tiempo (hasta 2012), también enfermó del virus del Río Ross severamente, soportó cirugías como remover el colon sigmoide, colostomía, eliminar todo el tejido lastimado del ano, total proctocolectomía (remover el colon e intestino grueso), cirugías para remover el coxis. Jeni explica, «recuperarme del abuso de mi padre era un trabajo de tiempo completo«.

La idea de volver a pelear por justicia vino al darse cuenta de que, al romper lazos y contacto con él, él estaría libre y todavía capaz de hacerle lo mismo a otro niño. Lo que llamaron «el niño desconocido».

Juicio

Al contactar con la policía, el detective Rod Messer escuchó la historia de Jeni, «Y necesito decirte algo, tengo Trastorno de Personalidad Múltiple».

Rod sonrió, «Esto de hecho incrementa tu credibilidad como testigo». Se necesitaban los testimonios de sus alters, y con facilidad pusieron un pie fuera de la integración con Symphony para escribir. La idea era que colaboraran y regresaran a la integración, pero debían esperar hasta el juicio. Esperaron 10 años.

Escribieron una declaración de 900,000 palabras. Aunque varios oficiales después de leerlo, tuvieron que retirarse. Paul Stamoulis lo comenta en el reportaje de 60 Minutes Australia.

Fue extraditado del Reino Unido por 367 ofensas.

Una amiga le dijo que una persona en las noticias dijo que jamás había enfrentado alguien a tantas ofensas a un solo individuo

Llevaron al juicio 85 ofensas. El padre asumió culpa de 25, otras 16 tenían que tomarse en cuenta.

Su madre y Jeni, después del juicio

Tenían que aceptar esas 25, que eran representativas de todas. El padre aceptó la culpa una por una, con una voz más baja cada vez que se le tenía que pedir que repitiera.

Dos semanas después, Richard quiso retirar su declaración. El juez se lo negó.

El 6 de septiembre de 2019, Richard Haynes (el padre) fue sentenciado a 45 años de prisión.

¿Dónde estaba la madre de Jeni?

Decidimos hacer la traducción directa de esta respuesta porque hemos escuchado mil veces esta pregunta:

Symphony:
¿Dónde estaba mamá?
¿Dónde estaba tu mamá? Es la pregunta que me hacen todo el tiempo, y me da pavor. Cada vez que me golpeaba esta pregunta, sentí que el abuso de mi padre importaba menos que la ubicación de mi madre. Me volvía loca y los chicos se frustraron bastante y rápidos al responder la pregunta. Sentí que mi abuso fue descartado como nada. Duele.
Nunca quise lastimar a mi madre por su papel en mi vida. Siempre me he sentido protectora con mi madre. Me apresuré a desestimar a las personas que preguntan cómo es posible que ella no supiera lo que estaba pasando bajo su techo. Me doy cuenta de que mi madre no fue cómplice del abuso de mi padre, pero su incapacidad para ver lo que estaba pasando me ha lastimado. He luchado con sentimientos de resentimiento hacia mi madre, y luego con la culpa por ese resentimiento. La negligencia es un tipo de abuso completamente diferente, por involuntario o forzado que sea.
Durante años pensé, si mi madre hubiera prestado más atención, si mi madre hubiera podido escuchar los mensajes telepáticos que le enviaba a través del canto, si tan solo pudiera haberme salvado. Pero los pensamientos de ‘si tan solo‘ no cambian la realidad. Ya no me ocupo de ‘si tan solo‘.
Al proteger a mamá, le estoy robando las oportunidades de crecimiento, la oportunidad de disculparse y compensar los déficits del pasado.
Así que dejé de protegerla y me mudé de casa. Todavía vive cerca y nos vemos todas las semanas y hablamos por teléfono casi todos los días. Ahora que vivo sola, nuestra relación es más sana que nunca.
Ahora, en lugar de proteger y defender automáticamente a mi madre, puedo decir la verdad sobre mi abuso. ¿Dónde estaba mi mamá? Ella estaba allí.
El abusó de mí sin importar dónde estaba mamá, seguro en su respetabilidad y con control total sobre su familia. ¿Quién lo enfrentaría? Ciertamente, no su esposa oprimida. Ella sufrió violencia doméstica, abuso financiero y económico, y la más horrible manipulación emocional y control coercitivo en sus manos. ¿Cómo podría ayudarme? Ni siquiera podía ayudarse a sí misma.
Pero para responder a tu pregunta candente, ¿dónde estaba mamá? Ella estaba allí.

«Gabrielle». La identidad encargada de cuidar su feminidad.

¿Qué nos llevamos?

Ahora sí, nuestra reseña.

Mucha fuerza

Si pudiera definirlo de alguna forma, libro tiene bajos muy bajos y altos muy altos. Reafirma la necesidad de seguir presionando a que se escuche y se les crea a las personas cuando piden ayuda. A veces la única forma de hacernos escuchar es gritar muy fuerte y por mucho tiempo. Pero aunque esta historia es heroica, es importante recordar que esto no debería ser así. No debería tomar tanto tiempo en escuchar a un niño en peligro mortal. No debería tomar tanto tiempo enjuiciar a un abusador. No debería una persona encargarse sola de hacer todo esto. No deberían, en primer lugar, existir personas como Richard Haynes, que existan y además se salgan con la suya, por tanto, tanto tiempo.

Tomamos mucha fuerza, coraje y enojo para convertirla en acción.

Mucho amor por los alters

Algo que personalmente agradecemos es la demostración de amor y devoción entre alters para que el mundo lo aprecie y que tanto se ha condenado por profesionales desactualizados y patologizantes. Se nos ha comentado tantas veces que no solo no es posible que se hablen entre sí, sino que «hacer que se relacionen es contra terapéutico y es seguir el juego«. No tienen idea de lo que están hablando. A veces el único amor, las únicas palabras de aliento y esperanza que una persona con TID recibe, vienen de dentro. Casi todos los sistemas tienen alters específicamente para ese trabajo: demostrar afecto, sanar, consolar, proteger, dar esperanza y fuerza para no rendirse y terminarlo todo saltando de un edificio.

En mi experiencia personal, mis alters me han salvado muchas veces la vida de muchas formas, los profesionales, ninguna. De hecho, me pusieron más en peligro, pues fueron profesionales quienes aconsejaron a mamá a seguir en una relación violenta.

En última instancia, se me mostró que yo también era un alter de Symphony. Ella me había creado tal como había creado al resto de nosotros. Fue difícil entender este concepto en mi cabeza. Luché con la idea de que yo era un alter y no ‘la verdadera Jenny’. Me tomó un tiempo aceptar que no había una «Jenny real», pero sí la única Sinfonía real. Pasaron años antes de que Symphony se sintiera segura para revelar a la niña original, Jennifer Margaret Linda, y mostrarnos su escondite, donde había estado protegida durante cuarenta años. Estoy encantada de haber conocido al niño que todos estábamos desesperados por proteger de papá.

Jenny

Algo que me sorprende es que no leí mucho sobre alters persecutores en el sistema de Jeni. No sé si alguna vez lo tuvieron. Aunque hubo alters con mucho odio al padre (que no es lo mismo), no mencionaron un alter que específicamente infligiera daño al cuerpo y al sistema. Todos parecen trabajar para cuidarlo. Y me parece maravilloso e impresionante.

Más gente debe saber que el amor, aprecio y cuidado de los alters no solo es necesario y debe fomentarse, sino que es de hecho una señal de excelente pronóstico. Jamás debe considerarse patológico el cuidado y amor entre partes disociadas. Quien lo piense necesita reevaluar todo lo que cree conocer, antes de que le haga daño a alguien, aconsejándole deshacerse de lo que posiblemente es la única fuente de afecto.

Credibilidad

Todavía existe una lucha contra los mitos sobre el TID. Son aún pocos los profesionales que se dedican a estudiar hasta eliminar el estigma implantado por los medios y la mala educación. Nos hemos topado con profesionales, psicólogos, psiquiatras y hasta abogados que, o no creen que exista esta condición o creen que «no se ve así, se ve como esta película o este documental».

O psiquiatras que comentan que «no existe como tal y no está en el DSM». Por supuesto que sí está.

Incluso hay aquellos que «creen que si existe» (como si fuera cosa de creencia y no de una condición científicamente demostrable), pero no creen que podamos ser personas autosuficientes, y ni hablar de personas altamente capaces. Esperan que vivamos siempre fuera de internet, fuera de la vista del mundo, solo un puñado de gente que jamás te vas a encontrar, porque «9 de cada 10, están en una institución» (citando las palabras exactas de un profesional de la salud, hablando del TID en TV nacional).

¿Cuán probable es que un psiquiatra se encuentre con TID en su práctica en realidad? Estudios recientes de pacientes ingresados en salas psiquiátricas encuentran que alrededor del 5% de esta población tiene TID. Esto significa que aproximadamente 1 de cada 20 pacientes que un psiquiatra encontrará al llegar a su sala tiene la afección. En una sala de admisiones de casos agudos muy concurrida, esto equivaldría a que el psiquiatra del personal se reuniera con una persona con TID cada dos semanas. Las tasas son aún más altas si la unidad atiende emergencias psiquiátricas (generalmente autolesiones), donde las tasas fueron del 6% en Nueva York y un asombroso 14% en Estambul. ¿Qué pasa con las clínicas ambulatorias? Un psiquiatra (o psicólogo) que trabaje en consultorios en el mundo occidental se encontrará con alguien con TID cada 50 pacientes aproximadamente, es decir, el 2% de esta población.

Dr George Blair West

¿Quién debería leerlo?

  • Todo aquel que trabaje con niños y adolescentes
  • Todo profesional de salud
  • Terapeutas que atiendan «muchos casos de esquizofrenia, trastorno bipolar y TLP»
  • Terapeutas que tengan pacientes con TID
  • Los escépticos
  • Adultos sobrevivientes que tengan al menos una persona de apoyo
  • Adolescentes sobrevivientes con el apoyo de un terapeuta y un sistema de apoyo

Visita el Facebook de Jeni Haynes

¿Te sirvió este artículo?

Puedes dejar un comentario, compartirlo, suscribirte a nuestro canal de Youtube, apoyarnos en Patreon o invitarnos un café en Ko-Fi

También te podría gustar...

Deja tu comentario!